Infotainment: hacia el literatainment, el libro como entretenimiento.

Infotainment
Portada: Escribir un Thriller de André Jute

El Infotainment es un enorme y poderoso mundo en el que no debería usted adentrarse sin un buen mapa. Entre otras cosas porque en él tienen lugar verdaderos terremotos que modifican su orografía y, por lo tanto, deberá tener muy al día el mapa.

Y, en la actualidad, para ser un profesional debe ser usted quien ponga al día ese mapa de continuo. Su supervivencia como escritor depende de ello.

André Jute – Escribir un Thriller.

Repasando una vieja lectura del libro Escribir un Thriller, de André Jute, un best-seller indispensable para quienes aspiramos a escribir thrillers de calidad, me encontré de pronto en el camino que motiva estas notas que no son otra cosa que darles esperanzas a escritores como uno que, presas de las reglas del mercado, no encuentran una forma de editar su obra que no sea haciéndose artífices de todo el proceso, desde la creación literaria hasta la edición y la comercialización.

De pronto el término infotainment cobró relevancia, en función de lo que uno observa de los cambios en el sujeto receptor de toda la información que recibe.

La noticia, la información en general, se maneja desde un guion que tiene una carga ideológica determinada, un estilo editorial flexible que se adapta a los dictados del consumidor, todo el tiempo, y mucha estrategia detrás. Un programa de noticias, hoy es puro entretenimiento. Veamos como se relacionan infotainment y literataiment.

Literatainment

En la actualidad un consumidor de libros tiene, además del papel; Internet, audiolibros, ebooks, en fin, opciones múltiples, disponibles en la nube, para dispositivos múltiples. La ocasión de lectura compite al mismo tiempo con un programa de radio sintonizado desde un Smartphone, con la discoteca personal de Spotify, una serie de Netflix o el streaming del programa de TV favorito. Un libro que no entretenga, perderá la batalla.

No alcanzo a ver todavía si el disfrute por el regodeo del lenguaje y la precisión narrativa, quedan en la obsolescencia a manos de una nueva vanguardia que se concentra en el “qué”, en la anécdota, donde lo que sucede es más importante que el “como”, es decir, la forma de narrar.

Lo que prima es el tiempo, la simultaneidad de medios, dentro de un dispositivo minúsculo, on line con la vida moderna.

Pero lo cierto es que la estructura del relato ya empieza a tener las ciertas características. Casi sin darme cuenta, en mi cuarta novela (cuyo nombre no puedo revelar porque participa con seudónimo en un certamen literario), me encontré armando los capítulos con una estrategia narrativa como para una maratón de serie de Netflix, y las escenas como encuadres de filmación.

El Mapa

Fue involuntario, pero empecé a encontrarle sentido a medida que reflexionaba en las ideas que estoy volcando en esta nota.

Y esa es la reflexión a la que quiero invitarte, para que escribas armando previamente la estrategia de tu relato, algo así como un mapa de carretera, con todos sus hitos, como más te guste y con lo que tu creatividad e imaginación te permitan.

Antes, una novela competía a la hora del consumo contra otra novela, hoy lo hace contra una lista de reproducción de “Spoty”, un diario digital, un programa de radio, una serie de Netflix o un programa de tv, al mismo tiempo y en el mismo dispositivo.

Seguime en Facebook

Seguime en Instagram

Visitas: 15

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Inicia conversación
Estoy aquí para atenderte
Hola , en qué puedo ayudarte